CELUMETRAJES!!! by Mara Balestrini

Mara Balestrini es Licenciada en Comunicación Audiovisual, periodista y una placentera trabajadora del arte. Hace “de todo”. Y pone su esencia en videos, desde documentales hasta experimentales e incluso en videoinstalaciones interactivas. Es docente del Seminario en Celuperiodismo y de la materia Nuevas Narrativas Audiovisuales en el Colegio Universitario de Periodismo.

Como todos, esta en Facebook. Pero no la conocí via la red, sino mientras dicataba el Taller de Celulometraje en el Campamento Digital que se desarrolló hace un tiempito en Rosario. Y me acerqué a su lugar, mientras proyectaba los ineludibles videos de las TED…y uno de los que más nos gustó a muchos. Matan las escuelas la creatividad? Palabra va, mail viene: ambas conocíamos a Alejandro, y a ambas nos habían hablado de la otra. Los milagros no se recuperan ?

Más alla de la anéctoda, la cuestión es destacar que evidentemente no hay oposición entre lo real y virtual, como repite el mero mito academicista, que es real la teoría de los grados de separación -aunque sólo necesitamos uno:) – y que siempre en los encuentros, analógicos y/o digitales, se fundamenta el crecimiento y el aprendizaje.

Para saber más de ella, sólo necesité un mail…aquí, y en primera persona el relato sobre la historia y fundamentación de los celulometrajes.

Las acciones de Mara by Mara

“Todo comenzó a comienzos de 2008 cuando me convocaron desde el Cineclub Municipal Hugo del Carril y el centro Cultural de España en Córdoba con la idea de crear el primer Concurso de “Celumetrajes”, es decir, cortos realizados con teléfonos celulares. El evento se haría en el marco del Festival Cortópolis, un certamen de cortometrajes que se lleva a cabo en el Cineclub cada dos años. Cuando comenzamos a definir las características de lo que sería el concurso de celumetrajes, nos dimos cuenta de que por tratarse de un soporte audiovisual bastante nuevo y que no muchas personas saben utilizar, existía la necesidad de pensar en un taller desde el cual fuera posible abordar cuestiones técnicas, estéticas y narrativas propias de la realización con microformatos. Así nació el Taller de Celumetrajes.

Por estas razones, yo suelo decir que el Concurso de Celumetrajes Manos Libres fue, desde sus orígenes, una apuesta que busca motivar el uso del teléfono móvil para mucho más que el envío de sms y la realización de llamadas. El celuler se puede empuñar como herramienta de comunicación, de representación, de creatividad. En este sentido, el Taller de celumetrajes es la forma que cobró el interrogante inicial acerca de las posibilidades de un dispositivo de bolsillo cuando se ponen en juego la creatividad y las ganas de contar una historia.

Muchas veces me preguntan acerca de las “ventajas y desventajas” de la utilización de microformatos para la realización audiviosual y yo digo que prefiero no hablar de ventajas y desventajas sino de características propias del formato que dan surgimiento a nuevas posibilidades estèticas y narrativas, tal vez. Los microformatos ingresan allí donde una cámara convencional acaso no ingresa, al menos de modo natural. Se trata de dispositivos de bolsillo cuya portabilidad permite un abordaje instantáneo e incluso “íntimo” de la “realidad”. Una toma en un baño público, un hecho que sucede de improvisto, una confesión… las personas reaccionan de forma muy diferente ante la presencia de una cámara tradicional y ante la de un objeto tan familiar como lo es un celular.

Todo esto tiene implicancias en los aspectos narrativos, técnicos y estéticos que condicionan la realización. Las capturas realizadas con estos soportes tienen una calidad considerablemente baja en comparación con soportes especializados vigentes como, por ejemplo, el HD. No obstante, yo creo que en esa “estética low-fi” hay posibilidades creativas y el píxel – ahora visible, expuesto – cobra protagonismo como elemento de expresión

Además, el modo en el cual operan las tecnologías de streaming y los microformatos, obligan a repensar cuestiones como el encuadre, los movimientos de cámara y el manejo de la luz que ya están de algún modo estandarizados en la realización audiovisual formal como el cine o la televisión. Esto abre el juego de la realización audiovisual y permite la experimentación de nuevas formas de contar una historia, de representar hechos.

Por otro lado, el precio y la disponibilidad de los microformatos hacen que esta forma de realización audiovisual sea mucho más accesible. Se trata de tecnologías cuyo uso, además, es muy intuitivo y en consecuencia fácil.

En la actualidad, muchos festivales de cine están abriendo espacios para las producciones realizadas con microformatos. Supongo que esto tiene que ver con que a esta altura no se puede pasar por alto el hecho de que cada vez hay más personas interesadas en esta forma de expresión y que se trata de un soporte en proceso de expansión y desarrollo. El crecimiento de plataformas de video sharing como YouTube, metacafe, Vimeo, entre tantas otras – si bien repletas de contenidos considerados de carácter “residual” –  evidencia esta tendencia.

Sin duda, estas nuevas tecnologías vienen a ampliar el espectro de lo audiovisual, a proponer formas incluso más laxas de abordar la representación. Se dice que estos soportes novedosos “democratizan” el acceso a la producción en imagen y audio. Yo no estoy segura de que la palabra “democratización” sea la más adecuada ya que, sobre todo en países como el nuestro, el acceso a la tecnología sigue estando restringido. No obstante, considero valioso el hecho de que ahora sea al menos más fácil comunicar desde lo audiovisual o sean más las personas capaces de hacerlo, tanto desde la producción como desde la distribución y el consumo.

Acerca de la experiencia en el Taller de celumetrajes.

2906829377_132487353f_o

El taller comenzó su itinerancia por Córdoba, la Rioja, Rosario, Perú y Colombia gracias al apoyo de distintos centros culturales, el Cineclub Municipal, algunos espacios INCAA y la AECID (Agencia de Cooperaciónm Española, que decidió llevar esta experiencia hacia otros países de Iberoamérica).

Como docente del taller puedo afirmar que las nuevas tecnologías abren el juego de la realización audiovisual a la ciudadanía en general. Que el taller de celumetrajes no sólo implica enseñar a los ciudadanos a sacar provecho de un dispositivo que les resulta completamente familiar y fácil de usar sino también motivar a las personas a pensar historias, contenidos, mensajes que -a partir de ahora- podrán producir y comunicar en un soporte que se encuentra en pleno auge y muy “a mano”.

No se trata sólo de cineastas o cortometrajistas que buscar explorar un nuevo formato. En cada uno de los talleres, el conjunto de participantes suele ser muy heterogéneo y diferente: hay alumnos de la secundaria, amas de casa, profesionales de las más variadas carreras, curiosos y especialistas. Y es acaso en esa multiplicidad donde reside la riqueza del taller: un espacio plural y ecléctico, colmado de intereses y puntos de vista diversos, que dan como resultado un grupo muy ecléctico de piezas.

Como resultado, Manos Libres compone un corpus de trabajos que van desde la ficción hasta el documental, pasando por el blooper espontáneo, la comedia y la dramaturgia casera. Un conjunto de “celumetrajes” que, de algún modo, hablan de lo que sus creadores quieren hablar: historias de héroes que se corrompen en Medellín, las contradicciones en el discurso de un presidente, la soledad de una chica que sufre discapacidades auditivas, la vida en un barrio de emergencia o las posibilidades estéticas de la imagen pixelada. Ideas, conceptos, palabras e imágenes que circulan en el discurso social y que los medios de comunicación no siempre logran enunciar.

Así, Manos Libres ha sido una experiencia enriquecedora en todos los aspectos, desde el humano hasta el social, profesional y creativo. Una experiencia itinerante, cambiante, social e intensa. Una apuesta por encontrar, y llevar de un lado al otro, nuevos modos de participación ciudadana y cultural, desde la comunicación, la simpleza y la creatividad que posibilitan las herramientas de la cotidianidad: los teléfonos celulares.”

Ojos que no (quieren ver) ven, se lo pierden…

Anuncios

5 comentarios to “CELUMETRAJES!!! by Mara Balestrini”

  1. […] explica la incorporación a la cátedra de Mara Balestrini, quien se encargará de dar talleres con tips sobre celumetrajes o, mejor dicho, facebookmetrajes. […]

  2. […] el mismo. Sofía le dice que ella no sabría identificar cual es cual pero lo más seguro es que Mara, quien calificara la presentación audiovisual, lo […]

  3. […] transporte, empezamos la clase previa a la presentación con solo 5 alumnos y con la compañía de Mara Balestrini quien viene a hablarnos un poco acerca de las correcciones que realizo a los trabajo hechos por los […]

  4. […] (Federico Picone – Federico Wiemeyer – Mara Balestrini) […]

  5. que programa usan para convertir videos de cualquier formato a 3gp

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: